Europa, Información, Italia, Roma
Dejar un comentario

Información para tu viaje a Roma.

Roma es sin duda mi ciudad favorita, al menos por ahora. He tenido la suerte de poder visitarla varias veces y he de decir que siempre encuentro lugares por descubrir. En cada viaje he ido añadiendo cosas al itinerario que se me han ido quedado pendientes en los anteriores y así fue cómo diseñé la ruta que seguimos en el que considero el mejor viaje a Roma que he hecho, sobre todo el más aprovechado y en el que disfruté de mis rincones favoritos de la “Ciudad Eterna”.

¿Cuántos días ir?

Con unos 4-5 días puedes tener tiempo suficiente para ver lo esencial de Roma. Sin embargo, es una ciudad que tiene muchísimo que ofrecer y merece la pena pasear por casi todas sus calles. Siempre faltarán cosas por ver y visitar por muchas veces que vayas y te sorprenderá igual que la primera vez. Para mí tiene un encanto especial aunque es cierto que soy poco objetiva. Me enamoré de esta ciudad cuando era pequeña viendo la película de Lizzie McGuire, donde se iba de viaje de graduación a Roma y desde entonces siempre quise ir. De momento lo he llevado a cabo bastante bien…5 veces!

¿Qué época es mejor para visitarla?

Roma es una ciudad muy turística y en cualquier época del año encontrarás gente. Si bien es cierto que en verano suele estar bastante masificada ya que a parte de los turistas que llegan en avión y en coche, los cruceros por el Mediterráneo suelen tener parada en el puerto de Civitavecchia desde donde se enlaza la excursión a la ciudad. El calor en esta época puede ser bastante parecido al de España, por suerte el gelato italiano es una opción muy refrescante a la par que deliciosa que hará posible soportar las altas temperaturas.

Por el tiempo, quizás los meses de otoño y primavera serían la mejor opción para visitar la ciudad, ya que no hay tanto turismo como en verano y los días siguen siendo bastante largos.

En invierno las temperaturas suelen ser más bajas que en España, pero es de los pocos países europeos donde puedes seguir viajando sin congelarte. La cantidad de turistas es mucho menor, por lo que podrás disfrutar más tranquilamente de la ciudad y los tiempos de espera serán menores.  Sin embargo, si vas en invierno, como fue mi caso esta última vez, hay dos cosas importantes que tienes que tener en cuenta en relación con la hora a la que anochece, la primera es que los monumentos estarán iluminados a media tarde y tendrás más tiempo para disfrutar la Roma nocturna, y la segunda es que a consecuencia de esto, los monumentos cierran en torno a las 4-5 de la tarde, lo que te obligará a tener que aprovechar al máximo las mañanas para poder entrar en todos ellos.

¿Cómo llegar?

Hay dos aeropuertos principales en Roma, Fiumicino y Ciampino. Este último está más alejado y es donde operan varias compañías de bajo coste. En ambos aeropuertos hay autobuses que te llevan al centro de la ciudad (normalmente a la estación de Termini).

Si contratas este servicio con Terravision para el trayecto desde Roma al aeropuerto debes tener en cuenta que no reservan hora concreta y que no te permiten tener el billete físico con antelación, es decir, compras el billete pero tienes que validarlo en la oficina que hay en la parada y normalmente tienes que esperar bastante tiempo por la cantidad de gente que hay, y volver a esperar para subir al autobús donde no te aseguran que puedas entrar a la hora correspondiente que tenías reservada. Por lo tanto, te recomiendo contratar el servicio hacia el aeropuerto con otra compañía o coger taxi (regateando y fijando previamente el precio).

¿Dónde dormir?

La oferta hotelera en Roma es muy amplia y con opciones para todos los presupuestos. Si no tienes limitación económica la zona de la Fontana de Trevi, la Piazza Navona o la Piazza de España son las mejores opciones.

La zona que se encuentra entre el centro y la estación de Termini es una opción magnífica que conjuga un precio atractivo y una buena ubicación que te va a permitir llegar en poco tiempo y de forma cómoda a gran parte de la ciudad. Además su proximidad a los núcleos de transporte más importantes como es la estación de Termini y la buena comunicación con los aeropuertos dan lugar a que esta zona tenga un valor estratégico de importancia.

¿Cómo ahorrar tiempo de espera en las visitas?

Una opción bastante rentable es llevar compradas las entradas a los monumentos. No está disponible en todos, pero eso hará que te saltes las largas esperas en las taquillas y que puedas pasar directamente a la hora que previamente has concertado. En el Vaticano, por ejemplo, sí permiten comprar y reservar con antelación las entradas, así que ¡no lo dudes!

Otra opción es ir a la hora de apertura a determinados monumentos que suelen tener bastante afluencia de gente, como por ejemplo la visita al Moisés de Miguel Ángel o al Coliseo, entre otros.

Precios.

Roma, en contra de otras opiniones, puede ser una ciudad bastante económica, ya que es posible comer por unos 5-6€ buenos platos de pasta, pizza y comida típica italiana. Encontrarás, además de restaurantes y trattorias, muchos locales donde venden porciones de pizza o paninis (bocadillos) para llevar, buena opción si no quieres perder mucho tiempo en la comida y pretendes que sea barato.

Sin embargo, el precio de las bebidas es más caro. No es raro que cobren unos 4€ por una botella de agua o algún refresco.

En cuanto a los monumentos, si eres menor de 18 años o estudiante y vas con el carnet de tu universidad tienes descuentos para entrar en la gran mayoría de ellos. Si eres estudiante de arquitectura te sentirás muy afortunado al no tener que pagar absolutamente nada para entrar en todos los monumentos públicos, el Vaticano es privado por lo que sería en uno de los pocos en los que tendrías que pagar, presentando tu correspondiente carnet y el DNI. También hay descuentos para personal docente y mayores de 65 años.

Por tanto, es importantísimo que no olvides tus carnets ya que podrás ahorrarte unos eurillos.

¿Cómo moverte por la ciudad?

Roma es una ciudad muy segura. Puedes pasear por ella por cualquier sitio y a cualquier hora con total tranquilidad. Si bien, las zonas más alejadas del centro y alguna calle de la estación hacia el extrarradio no son muy recomendables a altas horas de la noche.

Además, es una ciudad muy cómoda y puedes ir prácticamente a todos los monumentos a pie. Mi recomendación es, sin duda, moverte por la ciudad andando sin coger ningún medio de transporte. No obstante has de tener en cuenta que la circulación es bastante caótica por lo que deberás tener puestos los cinco sentidos, pues no siempre los semáforos y los pasos de peatón son respetados por los conductores.

Puedes plantearte la opción de coger el metro (Roma solo tiene dos líneas) para ir al Vaticano, que es lo que se encuentra más alejado de la zona “centro”. Sería el único monumento para el que yo me movería en medio de transporte en vez de andando, sobre todo por el tiempo que puedes ahorrar. En el caso de que tengas contratada la visita a primera hora de la mañana también puede ser de gran utilidad.

Los paseos por esta ciudad serán algo que no te defraudarán, todas y cada una de sus calles tienen un encanto como en pocas ciudades he visto.

No olvides que uno de los principales encantos de Roma es la posibilidad de ir descubriéndola paso a paso. Cada esquina, cada rincón,  cada plaza es un atractivo en este viaje.

 

img_2942

Via Condotti

img_2891

Vista panorámica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s